¡Pronto la maldad será cosa del pasado!

¡Oh Dios!, ¡Gracias!, porque permites que viva, que sienta, que oiga, que pueda disfrutar de tu creación, aún más, que nos hayas dado la oportunidad de poder contar con tu amistad por toda la eternidad. Más tu proposito verdaderamente es una realidad, se alcanzará... entonces, tal como menciona Malaquías en capítulo 4, podremos ver como los inicuos serán cortados y jamás volverán a existir.  Entonces los que deseamos hacer tu voluntad podremos residir en verdadera seguridad y paz!!!... ¡Por fin! Un mundo como tu lo propusiste, tal como menciona Malaquías 4:2: "Y a ustedes los que están en temor de mi nombre el sol de la justicia ciertamente brillará, con curación en sus alas; y realmente saldrán y escarbarán el suelo como becerros engordados." Y eso es una gran consolación para nosotros... pues tenemos una esperanza que con seguridad se realizará porque tienes el poder, porque tienes el amor, porque tienes la sabiduría y en ti jamás podrá haber promesa que no se cumpla. Aqui estaremos alerta siempre, estando anhelantes a tu llegada, y al fin de la maldad. ¡Gracias por darnos tu ayuda y tu apoyo!

UN POEMA PARA NUESTRO DIOS