Jeremías 49

Jeremías 49:4: Ammon se caracterizaba por confiar en sus tesoros, sin embargo, que distinto debe ser el siervo de Dios, quien debe confiar solo en Jehová. Pues al fin y al cabo el dinero viene y va... pero la vida misma depende enteramente de nuestro Dios. Así que olvidémonos de una vez por todas de que el dinero nos puede dar cierta felicidad, más bien, así tengamos como si no, debemos ser felices porque confiamos en Jehová.

UN POEMA PARA NUESTRO DIOS