Mateo 13:43 nos recuerda: Los ungidos resplandecerán por su sellado en el cielo

Examinando las escrituras diariamente aumentará nuestro amor por Jehová.. Hoy jueves 15 de enero de 2015 el texto diario es: Mateo 13:43 que dice:"En aquel tiempo los justos resplandecerán tan brillantemente como el sol en el reino de su Padre" ¡Gracias Jehová por tu amor y capacitación!


Aquí podrás ver el archivo completo de haber meditado con el corazón .

El texto completo de Mateo 13:43 menciona:

En aquel tiempo los justos resplandecerán tan brillantemente como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos, escuche.

Una frase para recordar puede ser:


Consejo para hoy martes: Mostremos interés en los demás.
Los ungidos resplandecerán por su sellado en el cielo

Este es un pequeño comentario del texto de hoy:

No cabe duda que el privilegio de ser ungido lo tienen muy pocos y que solo Jehová se los revela. Ellos tienen una esperanza espectacular de estar con Jehová en los cielos y con Jesús. Ellos como nosotros aquí en la tierra son imperfectos de manera que hasta ellos también se pueden equivocar. De la misma forma los ungidos no son especiales, ni difieren a nosotros. Son personas comunes y corrientes. La diferencia es su esperanza, pero que al igual que nosotros deben de permanecer fieles hasta la muerte para poder recibir la herencia de parte de Jehová.

¿Qué me enseña esto de Jehová?

¡Que sabio ha sido Jehová al elegir humanos para gobernarnos! Ellos comprenden a plenitud los sentimientos de nosotros y nos tratarán con amor y ternura. No nos podemos imaginar las bendiciones en el nuevo mundo porque ellos nos gobiernen en cabeza de Jesús y bajo la tutela de Jehová. Sera un milenio en la que no habrán palabras para darle gracias a Jehová. Y allí estaremos sin nos mantenemos fieles.


Puedes ver el comentario oficial en la página oficial jw.org aquí

¿Haz meditado tú en el texto de hoy? Anima a otros y comparte a todos tus comentarios.  Recuerda... Nuestros comentarios deben ser con el fin de edificar.

UN POEMA PARA NUESTRO DIOS