Vale la pena esforzarse por alcanzar privilegios y servir

Los privilegios en la congregación son un regalo de Jehová. Pero para alcanzarlos se necesita de esfuerzo. Llegar a ellos no con el objetivo de ser visto por los demás, sino por el querer servir, y ser por decirlo así, esclavo de otros. Ser anciano, precursor, siervo ministerial, o cualquier otro privilegio es maravilloso, perderlo es doloroso, pero es posible volverlo alcanzar


Quiero dejar algunos versículos interesantes, que nos pueden ayudar si llegamos perder un privilegio especial de servicio.

Basados por cierto en dos artículos muy interesantes:

1) http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2014607
y
2) http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2009607

Versículos que están relacionados con este tema de los privilegios, el perderlos y el luchar por alcanzarlos.

Génesis 45:8: "no fueron ustedes los que me enviaron acá, sino el Dios verdadero, para nombrarme padre+ de Faraón y señor de toda su casa". José tenía muy claro que los privilegios que Jehová da, no son puestos por hombre alguno, sino que todo lo maneja Jehová, mediante su Hijo el cabeza de la congregación.

2 Reyes 21:6: "Hizo en gran escala lo que era malo a los ojos de Jehová". Aunque Manasés hizo cosas realmente malas a los ojos de Dios, el se arrepintió y pudo volver a retomar su posición como rey. Lo que demuestra, que Jehová siempre da la mano para volver a él, y volver a tomar privilegios.

Salmo 84:11: "Jehová mismo no retendrá nada que sea bueno de los que andan exentos de falta.". Jehová quiere darnos privilegios, y con seguridad, si se trabaja en poner por obra los principios de Jehová, se recobrarán con el tiempo.

Romanos 12:3: "no piense más de sí mismo de lo que sea necesario pensar". Cuando se pierde un privilegio, no hay que centrarse únicamente en uno mismo, sino mas bien, esforzarse por ver más alla las cosas, y ver que nos esta enseñando Jehová.

1 Corintios 3:9: "colaboradores de Dios". El mayor privilegio que podemos tener es ser colaboradores de Jehová. Los privilegios son regalos de Jehová, pero lo más valioso que tenemos es nuestra amistad con Jehová. Al final, esto es lo más importante.

1 Timoteo 3:1: "Alcanzar un puesto de superintendente, desea una obra excelente". Como vemos, el tener cualquier privilegio, se demuestra con el tiempo y esfuerzo. Por eso el verbo alcanzar. Da la idea de estirarse, esforzarse. De ahí que si se pierde un privilegio, puede volverse a alcanzar.

1 Timoteo 3:10: "Estar libres de acusación". Este es un requisito indispensable de quienes tienen privilegios especiales. ¿Cuál es el nombre que me hago a los demás? ¿Soy un ejemplo o hablan mal de mi por algún defecto que no me esforzado por eliminar?

1 Pedro 5:6: "Humíllense, por lo tanto, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los ensalce al tiempo debido;". Aunque sea triste el perder un privilegio, especialmente si hemos cometido un error, Jehová espera que nos humillemos y reconozcamos nuestros errores. Si los reconocemos, nuestra humildad nos permitirá volver a retomar los privilegios que perdimos. Pero en "el tiempo debido".




Requiere esfuerzo meditar, pero vale la pena encontrar nuestras propias joyas bíblicas... si desean pueden compartirla mediante sus comentarios con las meditaciones de su corazón.

UN POEMA PARA NUESTRO DIOS